Qué son las Ortesis

Una ortesis es un apoyo u otro dispositivo externo (aparato) aplicado al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema músculo esquelético.

El término se usa para denominar aparatos o dispositivos, férulas, ayudas técnicas y soportes usados en ortopedia, fisioterapia y terapia ocupacional que corrigen o facilitan la ejecución de una acción, actividad o desplazamiento, procurando ahorro de energía y mayor seguridad.
Sirven para sostener, alinear o corregir deformidades y para mejorar la función del aparato locomotor.

Las ortesis se diferencian de las prótesis al no sustituir parcial o totalmente un órgano o miembro con incapacidad física, invalidez o dismetría.

Las ortesis pueden ayudar en la curación de una parte del cuerpo proporcionando alivio. Esto también se aplica después de lesiones (deportivas) en los ligamentos, articulaciones o huesos.
En casos de lesiones que no sanan, las ortesis proporcionan alivio apoyando la parte del cuerpo afectada.
Pueden compensar parcialmente las funciones perdidas y ayudar a evitar daños posteriores; causados por posturas o posiciones incorrectas, y desgaste de partes del cuerpo afectadas.

El objetivo fundamental de las ortesis es ayudar a cada paciente a recuperar, aumentar y mejorar su movilidad.

Las ortesis están disponibles para la inmovilización, movilización, corrección, alivio y estabilización.
Con una ortesis, una zona corporal afectada puede ser completamente inmovilizada o también movilizada en un proceso controlado.
También se usan ortesis para corregir posturas o movimientos.

Todas las ortesis deben ser prescritas por un médico después de una exploración corporal minuciosa, para poder elegir el producto adecuado, ya que existen diferentes tipos de ortesis, para diversas partes del cuerpo, de formas y materiales diferentes.

Las ortesis suelen fabricarse utilizando materiales relativamente rígidos con elementos funcionales de ayuda, tales como correas, barras, juntas o varillas.
Tipos de Ortesis

Existen cuatro tipos fundamentales de ortesis dependiendo de la función correctora y la rigidez o no de cada una.

  • Ortesis Estabilizadoras: mantienen la parte del cuerpo tratada inmovilizada, y se utilizan en casos de parálisis o para reducir alguna parte inflamada. Estas presentan mayores efectos secundarios al generar atrofia muscular por inmovilización, por eso conviene ceñirse bien a las instrucciones del especialista.
  • Ortesis Funcional: permiten el movimiento de las partes y miembros del cuerpo tratados al incorporar una parte elástica. Entre estas se encuentra la ortesis lumbar, destinada a tratar desviaciones y dolores lumbares. Los corsets y fajas lumbares son semirrígidas y se utilizan tanto de día como de noche y cumplen la función de reducir los dolores y deformidades, además de mantener inmovilizadas las vértebras.
  • Ortesis Correctora: se usan para corregir deformidades esqueléticas y generalmente se utilizan durante la infancia puesto que su eficacia es mucho mayor durante este periodo cuando huesos, músculos y cuerpo aún son cambiantes, pues están en desarrollo.
  • Ortesis Protectoras: facilitan alinear una parte del cuerpo lesionada. Entre estas, destacan ortesis de rodilla, que están específicamente dedicadas a personas con problemas de ligamentos externos, internos, cruzados, síndromes rotulianos, artrosis y otras enfermedades degenerativas. También suelen ser usados tras intervenciones quirúrgicas para acelerar la recuperación.
    Entre estas se encuentra la ortesis plantar, aquella cuyo objetivo es corregir una forma anormal o irregular de caminar, como por ejemplo el defecto del pie plano, o rehabilitación postoperatoria del pie.

Compartí en tus redes sociales esta información!

By |2016-11-29T13:29:20+00:00agosto 24th, 2015|Ortesis Plantares, Pie|1 comentario